Sanitarios de colores que dan vida al cuarto de baño

Los sanitarios de colores aportan un toque decorativo personal al cuarto de baño, una estancia en la que suele dominar el blanco tanto en estas piezas como en las paredes. Conviene elegirlos con cuidado y pensar en su combinación con el resto de colores presentes a su alrededor. Este artículo explica las distintas alternativas que ofrece decorar el baño con sanitarios de color y los principales inconvenientes de esta medida.

Decorar el baño con sanitarios de color

Entre las alternativas posibles para incorporar distintas tonalidades en el cuarto de baño, se encuentra dejar de lado los tradicionales sanitarios blancos y optar por algún otro color. De esta forma, se puede generar un contraste con las paredes blancas, sin renunciar a la luminosidad que estas propician para la estancia.

Los sanitarios en otras tonalidades permiten también aportar un aire distinguido y original en la decoración del baño, sin necesidad de realizar grandes obras. Los fabricantes tienen numerosos diseños -tanto para apoyar sobre el suelo como para empotrar suspendidos en la pared- en distintos tonos brillantes como negro, rojo, naranja, verde o amarillo. Su coste es superior al de los sanitarios blancos, pero dan personalidad y estilo a la decoración de este espacio.

Si se cuenta con dos cuartos de baño en casa, el que se destine a las visitas es el más apropiado para realizar este tipo de renovación. Esto se debe a que aporta originalidad a un lugar que se hace visible ante otras personas, pero sobre todo a que, en general, en esta estancia hay menos objetos. La combinación hace que se pueda ofrecer más variedad sin generar una sensación de agobio en su interior.